jueves, 10 de septiembre de 2009

El sueño en casa de un Mago

No sé que me sorprendio más si haberlo soñado o haberlo sentido en la piel como vivido, llegar a casa de un mago.
Me recibieron unos amigos que con tantas patas, pense que eran más de dos.
El As de espadas hizo lo suyo, el cubo rubick me tenía sorpendida, con que cosas más simples me puedo asombrar pense en mis adentros.
Unos dibujos en las paredes me indicaron que no era una casa normal, más parecia sacada de mi propia mente, es un sueño lo sé bien.
Un cuarto más para tatuar, dije si es un cuarto de mi misma mente.
Despúes la caminta, llegue a otra habitación, demasiados espejos decia para mi misma, puedo verme completa, de pies a cabeza, casi nunca logro eso.
El mago hablo, el mago durmio, el mago soño algo que no recordo.
Yo solo soñe que era un ángel, sólo soñe que sola estaba en esa habitación, llovío lo recuerdo bien.
El mago era tan flaco y ojeroso, se le veia triste.
Yo en cambio tenía cara de asombro, una cara que debi haber almacenado en mis recuerdos, pero no lo hice.
Ya hace tanto tiempo de eso, pero parece que fue ayer.
Hace mal tiempo de eso, que justo ahora lo vengo a recordar.

2 comentarios:

El Pinche Megah dijo...

El ser humano es la única especie que se asombra de su propia existencia.

Besos Yolanda, aunque casi no nos encontremos se te aprecia, eres magnífica :D

Isabel Palacios dijo...

Ay esos sueños recurrentes!!... Me gusta la manera en que narras las cosas. Go girl!!